¿Para qué sirven las feromonas en los perfumes?

¿Para qué sirven las feromonas en los perfumes?
Casi todos hemos escuchado hablar sobre las feromonas y sus supuestos poderes para generar atracción en el sexo opuesto. Desde hace décadas esto ha generado la producción y venta de productos que aprovechan sus propiedades, entre los que destacan los perfumes. A pesar de su enorme uso en el mercado, las dudas sobre si las feromonas son realmente capaces de generar alguna "ayuda" en la atracción entre seres humanos aún permanece abierta.
En este post te explicaremos qué son las feromonas, para qué sirven, y qué información tenemos al respecto sobre su efectividad al momento de dar luz a la atracción sexual.
Feromonas.
feromonas
 

¿Qué son las feromonas?

Comencemos definiendo el concepto central de este blog. Estas se definen como sustancias químicas secretadas por seres vivos cuyo fin es provocar comportamientos específicos entre otros miembros de la misma especie. Es decir, una feromona es un agente químico que proviene del cuerpo de un ser vivo, y tiene como misión emitir mensajes a otro ser vivo, principalmente son de índole sexual y suelen detectarse con el olfato.
feromonas
Un ejemplo de esto es el de las mariposas Saturnia Pyri, que son capaces de detectar el aroma de una hembra que busca copular a 20 km de distancia.
Feromonas.
mariposas
 

¿Para qué sirven?

Puede que ya haya mencionado brevemente cuál es la función de las feromonas, pero ahondemos en esto un poco, dándole un énfasis desde su uso en seres humanos.
Para entender esto, hablemos un poco de historia, ya que las feromonas surgieron primero como un tema centralizado en animales.

Feromonas en el reino animal

El término "feromona" fue acuñado en 1959.  Las feromonas comenzaron a propagarse a través de la literatura científica de forma que En cada rama del árbol de la vida, desde los microbios hasta los ratones, estos componentes químicos parecían estar afectando al comportamiento y a la fisiología de otros.  Las feromonas flotaban en el aire, se arremolinaban en los océanos y se adherían a la tierra. En este mismo año se descubrió la primera feromona: producida por las hembras de los gusanos de seda (la mariposa Bombyx mori), la molécula Bombykol llama la atención de los machos a kilómetros de distancia.
feromonas en gusanos

Feromonas en humanos

En 1971, los humanos formaron parte de la mezcla por primera vez.  Comenzó con un descubrimiento que se ha convertido en saber popular: cuando están cerca, los ciclos menstruales de las mujeres convergen, como si se trataran de relojes corporales sincronizados. Parece ser que esto era causado por una feromona en transmisión de mujer a mujer. Esta idea fue respaldada por un famoso estudio de Martha McClintock. 
Feromonas.
sincronización de periodos

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. Tristram Wyatt, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), dijo al respecto:

"A muchos les gustaría que fuera verdad. Pero analizándolo con más detalle, probablemente no sucede".

Un conjunto de estudios no pudo replicar los descubrimientos originales de McClintock y una de sus investigadoras postdoctorales descubrió que podría haberse tratado de una cuestión estadística.

En la década de 1970, este aparente descubrimiento provocó mucha agitación. Aquí es donde las feromonas se transportan al reino humano y comienzan a causar revuelo entre quienes buscan verse beneficiados por sus apoteósicos efectos.

feromonas en humanos

El físico británico Alex Comfort publicó un artículo titulado "La probabilidad de las feromonas humanas", en el que aseguraba que no tardaríamos mucho en descubrir la primera feromona humana. Y Tenía razón. H.A. Cook, escribió en la revista científica New Scientist que había encontrado al menos dos ejemplos en la respiración y en el sudor humano.

Cook sugirió que una de estas feromonas atraen a los hombres y es la razón por la cual las mujeres utilizan pequeñas cantidades de ajo en la cocina.

Otra de estas se suponía que era la feromona humana que es el olor del miedo que, sin lugar a dudas, es evidente para los perros.

Estas afirmaciones pronto fueron descartadas e ignoradas, pero incluso hoy en día algunas ideas de estas siguen vigentes.

perros feromonas

Sin embargo, hubo una luz al final del camino: en 1991 se celebró una conferencia en París (Francia), en la que dos bioquímicos de la Universidad de Columbia, en Nueva York (EE.UU.), descubrieron una familia de receptores olfativos en ratones. Cada receptor respondía a un olor diferente, iniciando una cascada de señales en las neuronas del cerebro. 

Además, un par de psiquiatras de la Universidad de Utah (EE.UU.) anunciaron haber encontrado dos feromonas sexuales en humanos.

"Todos pensaron que era un poco raro", recuerda Richard Doty, director del Centro del Olfato y el Gusto de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.).

En 49 voluntarios estas "presuntas feromonas humanas" incrementaron la actividad eléctrica entre el órgano vomeronasal (OVN), también llamado "nariz secundaria", y el cerebro.

Un estudio posterior del año 2000 de McClintock apoyaba este descubrimiento.

 feromonas en mujeres

 Las feromonas en perfumes

Es a partir de estudios como estos que las feromonas entraron al mercado como un supuesto elemento capaz de salvarte de la eterna soledad, y empujarte al éxito en el mundo de la lujuria y la depravación. Principalmente, los perfumes son objeto de gran comercialización en el terreno de las feromonas, en donde se asegura que las aromas mezcladas con algunos de estos químicos son capaces de elevar tu atracción sexual a niveles inusitados. 

aromas con feromonas

¿Realmente sirven las feromonas en los perfumes?

A pesar de todo lo que sabemos sobre feromonas, y su explosión en el mercado para humanos, no hay evidencia de que los humanos tengamos la habilidad de detectar estos componentes químicos de la misma manera que lo hacen otros seres vivos.

"No hay nada así en los humanos", dice George Preti, del Centro Monell de Sentidos Químicos de Filadelfia (EE.UU.).

De hecho, algunos investigadores creen que no existe ningún mamífero fuertemente influenciado por las feromonas.

Sobre esto, podemos concluir que aún no hay respuesta sobre si estas realmente logran influir o no en la atracción sexual, solo el tiempo dirá si es posible.

feromonas en perfumes

 

Buscar nuestro sitio

Suscríbete al Boletín

Carrito de compra